Padres perfectos, Padres novatos

 

“El humor y el amor son los componentes fundamentales de una vida sana”.

Dr. Patch Adams

 

¿Existen los padres perfectos? Claro que existen, los vemos a diario. Padres novatos, primerizos, buenas personas.La inmensa mayoría son  así, gente que se despierta cada día dando lo mejor de sí mismos, ocupándose de los más débiles, entregando sonrisas por doquier. Porque lo esencial no es sólo el logro alcanzado, perfecto, en ocasiones utópico,  sino el esfuerzo constante por que las cosas salgan bien. Labor mágica.  El día a día junto a los que están cerca, ése es el heroísmo de los padres, hombres y mujeres,  primerizos o de cualquier tipo de padres, el día a día.

Vaya para ellos este pequeño guiño para que sonrían   junto a sus retoños  y sientan que lo importante es ese cuidado real, cercano y maravilloso que sus hijos sienten y sentirán.

 

777-877-405

maitena2

Anuncios

Curiosidades. La anciana que teje senos

 110309_knittit1Cuando una cree que lo ha visto todo es cuando empieza a asombrarse. Coral Charles-Dunne de más de 90 años dedica su tiempo libre a tejer senos de punto. Si, habéis leído bien.

Esta anciana coqueta, digna de admirar, realiza esta relajante actividad con el objetivo de ayudar a las futuras madres a promocionar  la lactancia materna. Tierno, muy tierno.

Alrededor de dos horas tarda en realizar estas “cositas” de diferentes tamaños. Con su mirada amable y esos dedos que el tiempo ha inclinado como ramas de árbol sabio, esté oficio es su labor cotidiana. Esta mujer, virtuosa de las agujas de  tejer, comenzó a hacer punto a la tierna de edad de 8 años. Ha tejido todo tipo de prendas para amigos,  organizaciones caritativas, refugiados  y huérfanos de Rumania. Le encanta tejer aunque reconoce que estos senos docentes son lo más inusual que ha realizado.  Asombroso.

Su particular labor de tetas lanudas, como les llaman, empezó a raíz de colaborar con un grupo de voluntarios que se reunían en la parroquia para ayudar a las madres con la lactancia. Una amiga buscaba a alguien que le tejiera unos senos para las prácticas y aunque al principio le pareciera un poco extraño, se dio cuenta de que las madres jóvenes no sabían amamantar. Decidió colaborar y desde entonces mantiene esta  particular  afición que la he hecho famosa más allá de su ciudad, Birmingham.

Contemplar esta instantánea tan extraña y emotiva y es que los seres humanos no dejamos de asombrarnos unos a otros.

Seguro que los pequeños jugaran a la pelota con ellos después de lactar y,  quizás cuando sean adultos recuerden con una sonrisa esos “artilugios” propios de Edipo.