Lactancia Materna y la extracción poderosa. En el camino

 

 Extracción leche materna

Tú eres un genio, siempre. Jack Kerouac

Uno de los deseos más anhelados y quizás el más escondido de una gestante sea disponer de suficiente leche para alimentar a su hijo. Aquí te presento una técnica para ahuyentar el fantasma de la temida hipogalactia o escasa producción láctea.

Inma Marcos, matrona y asesora de lactancia materna de ALBA, ha recibido el primer premio en el XI congreso de FEDALMA (Federación Española de Asociaciones pro Lactancia Materna) que tuvo lugar en junio de este año, por su excelente trabajo sobre la extracción poderosa.

Catherine Watson Genna, consultora de lactancia en la ciudad de Nueva York desarrolló la técnica denominada “extracción poderosa” que consiste en estimular la producción mediante un sacaleches durante diez minutos a intervalos de 45/60 minutos. Esta extracción debe hacerse al menos durante 24 horas, con un descanso nocturno no superior a 4 horas.

Basándose en los trabajos de esta autora, Inma replicó el estudio con el objetivo de demostrar que la estimulación intensiva o “extracción poderosa” con sacaleches produce frecuentes picos de prolactina que disparan la eficacia de las glándulas mamarias y aumentan rápidamente la producción de prolactina.

Entre los casos figuraban bebés que habían hecho relactación, bebés con escasa ganancia de peso y un bebé prematuro.

Los resultados confirmaron lo que ya sabíamos; el pecho materno todo un prodigio de la naturaleza. Sucede a veces que la técnica  más sencilla es la más capaz y segura.

Aquí te dejo el enlace del artículo publicado por ALBA y unas sugerencias por si te animas a ponerlo en marcha:

  • Busca apoyos sociales, los necesitaras.
  • Es importante que estés relajada cuando realices la extracción porque facilita la producción de oxitocina, la hormona que facilita la expulsión de la leche.
  • Acompañate de una foto o vídeo de tu bebé. Recuerda que el cerebro es muy poderoso.
  • Concéntrate en la tarea que estás realizando y visualízate amamantado.
  • Únete a algún grupo de lactancia que te asesore, apoye y aclare tus dudas.
  • Confía en ti y en la sabiduría de tu cuerpo.

Inma concluye que la extracción poderosa es tan eficaz que si no funciona hay que sospechar una hipogalactia verdadera. En resumen un buen trabajo .Enhorabuena compañera.

http://albalactanciamaterna.org/general/inma-marcos-recibe-un-premio-por-su-investigacion-sobre-la-extraccion-poderosa/

http://albalactanciamaterna.org/lactancia/tema-2-como-superar-dificultades/como-relactar-o-inducir-una-lactancia/

http://www.aeped.es/foros/dudas-sobre-lactancia-materna-padres/relactacion-0

 Carta de una embarazada a amigos y familiares. Redes sociales

 

 Embarazo época de cambios, cambios psicológicos en el embarazoSe acerca el tercer trimestre, se acerca el tiempo final y, tengo miedo. Antes de que el cansancio me abrace y el temor me haga más vulnerable aún, quiero pediros unas cositas:

Decirme que estoy guapa, incluso aunque no lo penséis y me veáis patosa, cambiada,  hecha un tonel. Sed encantadores y decírmelo. En estos momentos, adoro esas mentiras y, las necesito como agua de mayo.

Estoy tranquila y un poco asustada, comprenderme. Una dulce agitación sube y baja por mi vientre, por mi cabeza. Me siento alegre y nostálgica a la vez. Titubeo. Hay tanto que os quisiera decir, que no se por donde empezar. Os necesito aunque parezca que os rechazo.

No  llenéis mi cabeza de imágenes dulzonas de falsas expectativas, de ilusiones vanas. Aunque me paso los días soñando con mi bebé,  camino sobre la tierra. Mimarme sin excesivas concesiones. Necesito sentirme fuerte, independiente, vital. Repetirme  de vez en cuando que estáis seguros que seré una buena madre, una gran madre.

A pesar de mis ojeras, cara de cansancio y manchas de la piel quiero que me digáis que estoy radiante, guapísima, súper atractiva. Prefería no escuchar de vuestros labios eso de; deberías aprovechar para salir, ir al cine, viajar, vivir…todo. No me voy a enclaustrar. Pienso hacer todo eso y mucho más cuando nazca mi hijo.

Por favor no me contéis  historias de espantos, ni habléis  de finales tristes, ni partos desgarradores,  ni nada que suene a  pesimismo. Quiero ser optimista.   

Respetar mi decisión de querer vivir un parto natural, en principio, sin reprochar mi opción. Aunque en el fondo, montones de  dudas aún flotan sobre mi cabeza respecto a ponerme o no anestesia  epidural. Llenar mis días de palabras alentadoras. Mostrar una infinita paciencia conmigo. Hay días que ni yo misma me entiendo. Saber que a vuestro lado las preocupaciones se vuelven pequeñas y yo un poco más valiente. 

Apoyarme en mis decisiones aunque no las compartáis. Quiero dar lactancia materna a mi hijo por encima de todo pero, si las cosas no salen bien, por favor evitar la palabra  fracaso.

Ofrecerme vuestra compañía como el mejor de los regalos, el placer sencillo y vital de la  amistad. Vuestro tiempo, vuestra cercanía  es lo más valioso que me podéis regalar.

Y si en algún momento algún gesto mío os duele, por favor perdonármelo. Este vaivén emocional de hormonas, ideas y sentimientos me tienen algunos días al borde de una ataque de nervios. Saber que os quiero, sois todo mi universo. 

Las redes sociales son el mejor soporte emocional que puede tener una embarazada. Sentir que formas parte de una familia, un grupo de amigas o un colectivo profesional refuerza los sentimientos de cohesión social y autoestima. Y es que las relaciones sociales nos hacen fuertes y nos ayudan a mantener un sano equilibrio mental. Cierto. Quizás por eso, esta carta ficticia que perfectamente podía haber escrito yo hace años, se centra en el apoyo y en el afecto. Se ha demostrado que el apoyo emocional es la forma más poderosa y eficaz de apoyo que se puede dar a alguien en una situación de  estrés, incertidumbre  y cambio de roles. El embarazo, el gran cambio.

  1.  http://www.eduardpunset.es/wp-content/uploads/2010/08/semanal20100829.pdf
  1. https://birthpsychology.com/journals/volume-24-issue-3/maternity-social-support#.U5H75vl_vT8

¿Te asusta quedarte embarazada? Tocofobia

Tokophobia

Miedo al embarazo o tocofobia.  Me entró tal canguelo de pensar que iba a intentarlo, que… ¡hasta se me regulo la regla!! La que habla así es una compañera que meses atrás decidió que el tiempo de ser madre había llegado. Y ahora ante la perspectiva de que el deseo se hiciera realidad, le entró un tibio y pasajero ataque de pánico.

Quizás sientas temor al embarazo y no sabes como manejarlo.  ¿Por qué entra el miedo? Ser madre es una de las decisiones más trascendentales que se toma en la vida. Aunque te gusten los niños y hayas criado a hermanas o sobrinos, la decisión de tener uno propio con todo lo que conlleva, asusta incluso a la mujer más decidida.

Hay un cuadro llamado tocofobia que consiste en un miedo irracional al embarazo y parto. Un temor que se cuela como un mal viento entre los pensamientos y deseos más maternales que una mujer pueda tener. Porque muchas de estas mujeres desean ser madre, cierto, pero les asusta el embarazo y el parto. Sucede a veces que lo más deseamos es lo que más tememos.

La evitación fóbica puede tener su origen en la adolescencia, en un parto traumático o en una depresión prenatal. Y es que hay emociones que marcan de por vida.

Hay dos tipos de fobia.

a)    La tocofobia  primaría afecta a las mujeres que no tienen niños  y, probablemente por ello nunca serán madres.

b)     La fotofobia secundaría la presentan mujeres que han vivido un embarazo o parto traumático.

Que complejos somos los humanos. Muchas de estas mujeres utilizan simultáneamente diferentes métodos anticonceptivos. Algunas se someten a abortos voluntarios, otras  se esterilizan  y un tercer grupo de mujeres optan por la adopción. Curioso. Todo un abanico de opciones para eludir lo más temido.

¿Quién no ha sentido miedo ante el hecho de ser madre? Todas, yo la primera.  Es normal y hasta saludable sentir cierto grado de preocupación ante la incertidumbre de como saldrá todo. Un cierto grado de ansiedad armoniza  bien con los cambios. El problema es cuando nos desborda y nos desgarra.

Las personas que sufren cualquier tipo de fobia lo saben bien. Desmoraliza y desconcierta por igual sentir un temor intenso, fuerte e irracional hacia algo que representa poco o ningún peligro real. Es tan potente ese lacerante pavor, que las gestantes que padecen tocofobia eligen tener su hijo por cesárea y bajo anestesia general. De esta forma sufren menos morbilidad psicológica que las madres que no pueden optar por este tipo de elección.

¿Qué hacer? Ser honesta con una misma y buscar ayuda psicológica, real.  En algunos países están apareciendo grupos de apoyo a mujeres que tienen miedo al embarazo. Por suerte, las fobias se curan. Sólo hay que dar el primer paso y adelante. Aquí te dejo un enlace y el testimonio de una mujer que busca ayuda en los foros para su problema. Animo que por suerte tiene solución.

Llevo con mi pareja cinco años y últimamente él solo habla de forma una familia dentro de unos años. El problema es que nunca he querido tener hijos y sufro un miedo extremo a quedarme embarazada, incluso si lo estuviera, no estoy segura  de poder seguir adelante con el embarazo. Mi temor es tan fuerte que incluso si estoy cerca de una mujer embarazada, comienzo a sufrir  dolores de espalda, calambres, nauseas, mareos o ataques de ansiedad.

No quiero que mi miedo me impida darle un hijo en unos años y formar una familia. He leído que la terapia cognitiva puede ayudarme pero me da miedo acercarme a mi médico de cabecera y decirle lo que me pasa. Me gustaría contactar con otras mujeres que sufran este problema y escuchar sus experiencias. Si pudierais ayudarme lo agradecería de todo corazón.

http://bjp.rcpsych.org/content/176/1/83.abstract