Sola ante el peligro. La lactancia en casa, primeros días

Los primeros días de lactancia. Lactancia materna, primeros días en casa

¿Por favor no podrían dejarme aquí, un par de días más? Pregunta Teresa,  madre primeriza, asustada al saber que le darán el alta. ─Sólo ha pasado un día, ¡un día!

Y es que tras el parto, la madre se halla flotando en una nube, una nube de algodón de mil colores, donde alguien le informa, le indica como colocarse el niño al pecho, le muestran como debe ser el agarre y sobre todo, ante la más mínima duda con solo tocar un botón, acudirán en su ayuda.

Lo que más teme Teresa es el inicio de la lactancia. En su entorno, revolotean ejemplos de fracasos: mastitis, grietas, pezones invertidos y otros avatares. Tiene miedo. Ha leído tanto y sabe tan poco. Sonríe ante las preguntas de su pareja: frecuencia de las tomas, duración, posturas para expulsión de eructos y cosas parecidas.

El padre levanta las cejas y cruzas los brazos, escéptico ante mi respuesta de la lactancia a demanda. Una anárquica alimentación que desentona con sus creencias, nuestras creencias, mecánicas, rígidas, agarrotadas. Lo sé, inclusive la palabra demanda desconcierta. Es una respuesta abierta como un mar y ellos en ese momento, buscan una playa.

¿Quién me ayudara? Pregunta. Si la leche no me sube ¿qué hago? ¿Cómo sabré que mi leche es buena? ¿Cuándo se produce la subida de la leche? Y si se duerme mamando, ¿lo dejo dormir, lo despierto?

Se acaba de publicar  un artículo sobre el retraso en la subida de la leche de hasta tres días, relacionado con la administración de  analgesia  en el parto. Son factores a tener en cuenta a la hora de aconsejar e informar a la madre.

http://lactationmatters.org/2014/05/15/new-research-direct-correlation-between-labor-pain-medications-and-breastfeeding/

Le cuento lo que se va a encontrar en esos primeros días. Para que no se desconcierte ante la tristeza imprevista, el desasosiego pasajero, el cansancio extremo o la tibia inseguridad. Le alivia escuchar que por esa situación han pasado, pasan y pasaran todas las madres del mundo.

Le remito a un grupo de lactancia local. Le insisto que cuente con su pareja, él es su mayor apoyo y aliado. Y sobre todo, que busque a otras mujeres, otras madres lactantes y se pegue a ellas.

¿Dónde encuentro a esas madres? En la consulta del pediatra, por ejemplo, respondo, entabla amistad con madres que lacten, pregunta, no temas parecer novata. Aparca la timidez en casa. Es mejor que sentirse aislada, perdida, desorientada.

Me despido diciéndole que es posible que sienta que está sola ante el peligro, es solo un espejismo como en el cine. Porque lo esencial es la ilusión y las ganas que Teresa tiene de hacer las cosas bien, solo con eso, ya es bastante.

Anuncios

6 pensamientos en “Sola ante el peligro. La lactancia en casa, primeros días

  1. A mí la subida me tardó 4 días completos pero no desesperé. Luego tuve dolores y mil y un problemas durante los 3 primeros meses pero aún así mi bichilla ha llegado a los 6 meses con lactancia materna exclusiva. No he tenido la misma suerte que otras mamás que pueden amamantar felizmente y sin dolor desde el primer momento. Yo había leído mucho, acudido a grupos de crianza, lactancia, clases de preparación al parto y de post parto, y aún así he llorado muchísimo por lo que me ha llegado a doler dar el pecho (con decirte que en mi blog ya llevo escritos 8 posts sobre mis problemas con la lactancia…). Ahora todo lo malo ha quedado atrás, y si volviese a tener otro bebé estoy convencida de que también le daría el pecho. A ver si en esta segunda ocasión y tras la experiencia adquirida, me resulta todo más fácil y menos traumático.

    • Las madres que han acudido a un grupo de ayuda refieren que les ha sido muy útil. Aprender de otras mujeres que han pasado y pasan por su misma situación reconforta y les hace sentir mejor. Una gran idea la tuya, por suerte para nosotros el grupo de apoyo a lactancia de mi ciudad funciona muy bien. Gracias por pasarte por aquí.

  2. Recuerdo todo lo que comentas, ese temor, la creencia (falsa creencia) de que estamos mejor en manos ajenas, las incertidumbres, la falta de fe en una misma, en la naturaleza y el instinto, la sensación de que todos saben más que nosotras… cuánta angustia hay en los primeros días tras el parto, cuánta soledad, cuánta incomprensión!
    Tus palabras reconfortan. Ojalá tu mensaje llegue a muchas madres inexpertas.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s