La plenitud del 2º trimestre de embarazo

 

Tomar la decisión de tener un hijo es trascendental. Se trata de decidir que tu corazón caminará siempre fuera de tu cuerpo.

Elisabeth Stone

Psicología embarazo cambios emocionales 2º trimestre gestación

Alcanzar el 2º trimestre es todo un logro. Enhorabuena. Atraviesas la temible frontera de las 12 semanas y tu embarazo comienza a tomar color.

Una asombrosa sensación de bienestar se adueña de ti. El bebé, por fin, se mueve. La ansiedad y el temor encogen por momentos y esas molestas náuseas e incomodidades desaparecen solas.

Además, puedes ponerte ropa premamá, y mostrar al mundo entero tu estado de buena esperanza. La mujer más feliz del mundo, esa eres tú, enseñando tu barriga incipiente a todos. De pronto comienzas a preocuparte por el embarazo y el parto. Fascinada descubres la magia de esos procesos leyendo, buscando, comentando, mostrando.

Es tiempo de empezar a pensar en tu hijo. El bebé hay que cuidarlo antes de tenerlo en brazos y miras con lupa lo que comes, lo que bebes y hasta lo que piensas.

Te sientes bien, te sientes grande y por primera vez descubres a tu madre con otros ojos. Hay nuevas preguntas que hacer y ella, encantada, regresa a aquel tiempo de espera. Tu mirada maternal se asemeja a la suya y te sientes plena. Consciente de que estás creciendo por dentro y por fuera.

Cuando  miras con detenimiento las tiendas de bebé, te preocupa la cuna que comprarás, la ropa que llevará, su pequeño espacio. Como una cigüeña comienzas con las conductas de anidación. Hay que preparar el nido, repites un par de veces a tu compañero que no cesa de repetir; hay tiempo cariño, hay tiempo. Y tú, mujer sensata y previsora, llenas los cuadernos de listas que ordenen el tiempo que está por llegar.

Tu pareja no comprende tus cambios de humor, tus vanas preocupaciones. Tampoco tú entiendes  esa montaña rusa de emociones que suben y bajan sin control. Los otros son los raros, los que están lejos de lo que sientes, lo que vives, lo que sueñas, lo que temes.

Resumiendo, esta etapa se caracteriza por:

  •  Sensación de bienestar.
  •  Extroversión, ensimismamiento e introspección.
  •  Cambios de humor y labilidad emocional.

Tranquila, es una fase más del proceso de ser madre. Mientras, obsérvate, ríete de esas cositas raras que no entiendes y disfrútala.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s