Después del parto, un bocadillo de jamón. Toxoplasmosis

   Toxoplasmosis embarazo

                    No hay amor más sincero que el amor a la comida.

                            George Bernard Shaw

La comida, uno de los refuerzos más poderosos que existe. Curiosamente, aparece en forma de jamón en el momento más versátil  y trascendental de la maternidad, el parto. No hay día que no se nombre en las salas de dilatación.

Además del agua, el producto más deseado, y hasta soñado, es comerse un humilde y poderoso bocadillo de jamón como primera comida al llegar a la habitación en la planta de puérperas (posparto).

Esta mañana hablando con una ginecóloga de nombre primaveral, me cuenta lo equivocadas que están las embarazadas respecto  a dejar de comer jamón sin tener en cuenta la analítica.

La toxoplasmosis puede contagiarse en el embarazo mediante la ingesta de carne o pescado crudo, embutidos, contacto con gatos (improbable) o consumir verduras y frutas que no hayan sido lavadas.

Las recomendaciones para evitar este tipo de alimentos deberían basarse en la analítica, es decir, los resultados de los marcadores del toxoplasma. Por ejemplo:

      IgG +, indica que la mujer está vacunada  o ha pasado la infección y posee anticuerpos en su sangre.

      IgG ─, muestra que no ha pasado la infección y su cuerpo se halla libre de anticuerpos.

Si eres de las que tienes IgG +, enhorabuena, estás en el grupo de afortunadas que puede seguir con nuestra saludable spanish dieta. Pero si tu analítica mostrara una IgG ─, evita un poco el consumo de  este tipo de alimentos.

Últimamente se habla de escasa relación entre el consumo del jamón, nuestro jamón serrano, y la presencia del parásito Toxoplasma gondii.  El proceso de secado y curación, junto con los controles sanitarios, hacen de él un alimento seguro, soberbio y exquisito, aunque algunas fuentes sanitarias aconsejen un congelado previo del mismo.  Si tenéis  dudas, lo mejor es consultarlo con los profesionales. Os dejo un enlace que puede ser útil.  Que aproveche.

http://comeronocomer.es/mitos-para-toda-una-vida-mujeres/jamon-en-el-embarazo-el-mito-de-un-mito

Anuncios

Compartir cama con el bebé. Colecho Si

Colecho significa compartir el lecho con el bebé. Es una práctica que se pierde en la noche de los tiempos, cuando los  niños amanecían  en la cama de los padres. Puede ser de forma habitual o esporádica. Está demostrado que el colecho favorece la lactancia materna y facilita el sueño infantil. El de los padres también. Os lo aseguro.

                                           Un tema polémico. Algunos lo recomiendan y otros lo desaconsejan. Como esa joven pediatra residente que al darle el alta a un bebe de apenas dos días de vida, señaló de forma contundente todo lo contrario. El bebe debe dormir en su cuna ¿entendido? Y la madre, pequeñita,  enfundada en su ancho camisón azul miró  tímidamente a la doctora  asintiendo con la cabeza. A pesar de mi insistencia en que el colecho es una práctica aconsejada y que esa madre no tenía factores de riesgo, ella esbozo una sonrisa y dijo: colecho no.

La evidencia científica marca unas pautas:

• El lugar más seguro para dormir es en una cuna al lado de tu cama.
• Dormir con el bebé en un sofá entraña un gran riesgo
• El bebé no debe compartir cama con un adulto que: Fume, haya consumido alcohol, haya tomado drogas o medicamentos que produzcan sueño.

Lo ideal es colocar una cama supletoria o extensible junto a la de los adultos. Algunos hospitales, afortunados, cuentan con una cuna sidecar como ésta.cuna colecho maternidad

                                                     

     

En este enlace   http://www.aeped.es/foros/dudas-sobre-lactancia-materna-padres/colecho-seguro  web de la AEP (Asociación Española de Pediatría) podéis ver las recomendaciones que los profesionales ofrecen sobre el colecho.

Si queréis profundizar sobre el sueño de los pequeños os recomiendo este magnífico blog lacienciadelsuenoinfantil de la doctora María Berrozpe que aborda el debate científico sobre la realidad del sueño infantil.

Y mientras os dejo un montón de posturas para uso y disfrute del contacto con vuestros hijos, creadas por un papá.

Posiciones, posturas colecho, dormir con el bebé

Primeros Meses de Embarazo. Alegría y Tristeza

Embarazo, alegrías y tristezas

Cada día sabemos más y entendemos menos.

 Albert Einstein 

Llevo años detrás de quedarme embarazada y ahora que lo estoy, estoy aterrorizada.

La que habla es Pilar. Mañana cumplirá nueve semanas de gestación y comenta que lo mismo siente alegría que tristeza. Lo sorprendente es que ha pasado de  sentirse una  mujer fuerte y segura a verse frágil y vulnerable. Salta de la nostalgia a la euforia  con una desconocida facilidad. A veces tiene accesos de mal humor, otras por el contrario no cabe de gozo. Incluso mi pareja piensa que estoy muy rara, dice. No me reconozco.

Tranquila. Esa ambigüedad emocional es necesaria y hasta saludable. ¿Saludable?  Si, por que es una respuesta normal a los cambios cognitivos y emocionales que se están produciendo en tu interior. Bienvenida al mundo de la maternidad.

A grandes rasgos, estos cambios pueden resumirse en:

  • Incertidumbre sobre el momento. No sé, quizás deberíamos haber esperado unos meses, puede que un año…
  • Incomodidades físicas. Entre las náuseas, mareos, acidez, sueño, ganas constantes de orinar y este cansancio repentino,  estoy hecha un cromo.
  • Incertidumbre en los nuevos roles sociales. No estoy segura de ser una buena madre, no tengo experiencia y lo peor es que a mi pareja le pasa igual. Los dos nos sentimos perdidos.
  • Preocupaciones materiales. Con lo que cuesta criar un hijo, no sé cómo vamos a afrontar todos esos gastos.
  • Aparición de Temores y Fantasías. Me paso los días imaginándome con mi bebé en brazos. Paseando por el parque los tres. Mirando embobados  su carita, su pelo, los ojitos…Ay.

Lo importante es que la futura madre sepa que estos cambios son mecanismos de adaptación. Cambios que deben vivirse como una etapa pasajera y necesaria. Conocerlos y aceptarlos hará más sencillo el resto de modificaciones  que aparecerán en  los próximos meses.  En la naturaleza, en  las estaciones, a la primavera le sigue el verano.

 

” Para muchas …

IMG_7172” Para muchas mujeres, el hecho de llevar un hijo en su vientre, de ser conscientes del pulso de una nueva vida en su interior, se convierte en el catalizador que las ayuda a replantearse su lugar en el mundo. El embarazo se convierte, así, en un periodo para revisar las prioridades y decidir hasta qué punto las convenciones y los valores del mundo en general deben influir sobre su comportamiento personal.”
 Alternative Therapies for Pregnancy and Birth.    Pat Thomas

Antes del parto, 9 cosas que puedes hacer

Trabajo de parto, dilatación

  • Mentalízate.   Vas a vivir un momento duro, intenso, agotador, único. Un trabajo que requerirá esfuerzo, sacrificio, paciencia y aguante
  • Repítete  veinte veces: Todo irá bien.
  • Bebe zumos o bebidas isotónicas.
  • Mantén la calma. Millones de mujeres en el mundo están haciendo lo mismo que tú.
  • Limpia tu intestino, con enemas, micro enemas, supositorios… Te sentirás más cómoda.
  • Deja los adornos, la pintura y las uñas pintadas en casa. Más tarde podrás ponerte pendientes, pulseras, collares y demás.
  • Reza. La ayuda divina es imprescindible.
  • Date un baño y/o ducha para relajarte,
  • Siéntete afortunada y agradecida. Vas a traer a tu hijo al mundo. ¡Por fin! después de tantos meses vas a abrazar y besar a tu bebé. Enhorabuena

Sucede Que Soy Matrona

 Ser matrona, comadrona,

“Los días memorables de la vida tienen una luminosidad más intensa que los normales”

Stefan Zweig

Hace un par de años una mujer me recordó que yo le había atendido en el parto de su única hija, veinticinco años atrás. La matrona que asiste tu parto, nunca se olvida, contestó a mi asombro por su excelente memoria.

¿Qué verbo nos define?

Acompañar, ayudar, silenciar, ofrecer, soportar, ignorar, presionar, callar, sostener, mediar, calmar… y, sobre todo animar. Animar una y mil veces por encima del miedo, el desanimo, la desinformación,  la ansiedad,  las palabras gastadas, los esposos fiscales, las desconfiadas madres,  el cansancio, los gestos contenidos, la impaciencia, el dolor.

Lo más curioso de todo son esos momentos entrañables, en los que con una sinceridad conmovedora las mujeres te cuentan su vida, sus historias, haciéndote cómplice en un instante. Bastan unos minutos, una mirada y en un descuido te han abierto su alma con la misma facilidad que yo abro la ventana.

La recuerdo bien, fue mi primer parto. Llegó sola, llorando y asustada, con su pelo largo, negro, enredado en unos ojos color mar. Olía a lavanda y a sudor bajo las sábanas blancas, revueltas, desordenadas. Tengo miedo, mucho miedo, dijo con la mirada desorbitada. Seis horas después salía con su pequeño en brazos. Se llamaba Juana, tenía solo catorce años.

Sucede que soy matrona.

 

Maternidad y Literatura

 Maternidad y Literatura

La palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha.
Michel de Montaigne

¿Qué tiene que ver la literatura con la maternidad? Pregunta mi hijo.
Leer es viajar, hacía el mundo y hacia uno mismo. Vivir otras vidas, igual que la madre que vive otras existencias a través de sus hijos y de la suya propia. Una vida reinventada cada día en ese rol entrañable e inquietante llamado maternidad.
Recuerdo ver a mi madre por las tardes, cosiendo los babis del colegio. En la mesa camilla, la caja metálica de la costura y un libro. Un libro de lomo amarillo, cubierta naranja y blanca, numerado de la colección biblioteca Salvat.

Como decía Josep Pla “Las imágenes de la infancia son así: insustituibles, irremplazables, uno lo transporta toda la vida”
Lo maternal, ese espacio sagrado, íntimo, personal, donde se entremezcla lo alegre y lo triste, lo real y lo soñado, la certeza y la duda, se parece a los libros. Historias que fascinan, derrumban o enamoran.
En resumen, un blog que intentará hablar de palabras y abrazos, es decir: Literatura y Maternidad.